¡Llueven libros!

Te recomiendo libros según tu estado de ánimo

Victus. ALBERT SÁNCHEZ PIÑOL. La Campana

on August 14, 2013

IMG_4312

 TE GUSTARÁ SI:

• Consideras que las novelas que recrean hechos históricos cuentan con un plus de interés

• Eres catalán. Y  si eres de Barcelona, ya ni te cuento…

• Opinas que las obras narradas en primera persona, y más si el narrador es un buscavidas desvergonzado, añaden dinamismo a la lectura

• Eres ingeniero

• Sueles fiarte de las listas de éxito editorial

EVÍTALA  SI:

• Te cansan las descripciones de escenas bélicas

• Reniegas de cualquier escritor que cuente con más de mil lectores

• Odias compartir lectura de verano con Rajoy

El pueblo catalán debe de ser de los pocos, quizás el único, cuyo día nacional  ( 11 de septiembre) conmemora una derrota. Acostumbrados a las chauvinistas celebraciones del 4 de julio norteamericano, el 14 de julio francés o incluso del 12 de octubre español, sorprende este recuerdo anual del desastre que supuso para Cataluña el final del asedio a la ciudad de Barcelona en 1714. Fue entonces, en los últimos coletazos de la Guerra de Sucesión Española, cuando el ejército borbónico pasó a cuchillo a una población mermada y enferma tras meses de sitio. Y fue el fin de sus seculares privilegios.

Esta derrota, sin embargo, tuvo lugar tras una defensa entusiasta de los barceloneses, que se unieron como una piña para pelear hasta el último aliento. Un famélico ejército de sastres, maestros, estudiantes y tenderos que,  avituallado por batallones de niños, mujeres y ancianos, resistió el ataque de las muy superiores tropas enemigas. Y que, trece meses y treinta mil proyectiles después, se rindió.  El 11 de septiembre, por tanto, los catalanes recuerdan a unos antepasados que, enfrentados a unas circunstancias excepcionales, se comportaron de forma digna y valiente (excepción hecha, sugiere el autor, de los políticos y los eclesiásticos).

La recreación de este hecho ocupa la segunda parte de una novela que se inicia con las peripecias de su protagonista absoluto, Martí Zuviría, que responde al  estereotipo del pícaro de buen corazón. Una primera parte dinámica y amena  nos invita a seguirle  desde su nacimiento en Barcelona hasta los años de formación en el castillo de Bazoches donde, de la mano del marqués de Vauban, se convertirá en un ingeniero experto en fortificaciones, asedios y defensas. Luego, la guerra. Una absurda contienda, como lo son todas, motivada por la muerte sin sucesión de nuestro muy hechizado Carlos II.

     Victus ha sido el fenómeno editorial del año, como antes lo fueron Soldados de Salamina, La  sombra del viento y El tiempo entre costuras. ¿Por qué, qué tiene esta novela que no tengan las otras publicadas por autores españoles? Nadie lo sabe. No hay fórmulas mágicas que garanticen que un libro y no otro se convertirá en un éxito de ventas. Ni siquiera los editores más longevos saben por qué ocurre. En todo caso  parece que se debe a una alineación planetaria entre un texto de calidad, el boca a boca, el favor de los libreros y una pizca de promoción.

¿Son obras maestras? En pocas ocasiones; ¿Defraudan? En pocas ocasiones.

Por ello, dad paso a todos los libros. Sean bienvenidas las rarezas editoriales, los poemarios de tiradas de cien ejemplares, la joyita escondida de un autor estonio que escribe en Surinam. Y sean bienvenidos los bestsellers, que llenan de libros las playas y el metro, que reactivan el mercado editorial y que nos proporcionan el lindo espectáculo del pedante arrugando la nariz.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: