¡Llueven libros!

Te recomiendo libros según tu estado de ánimo

Fans de Dumas

“Todas las generalizaciones son peligrosas, incluso esta”

ALEXANDRE DUMAS

Advertisements
Leave a comment »

La verdad sobre el caso Harry Quebert. JOËL DICKER. Alfaguara

Las hortensias tienen su porqué.

Las hortensias tienen su porqué.

TE GUSTARA SÍ:

  • No te creas expectativas y te lo tomas como lo que es: un best seller
  • Andas en busca de un libro de fácil digestión para leer en vacaciones
  • Disfrutaste con la trilogía Millenium
  • Andas algo deprimido y necesitas un libro que distraiga tu atención de tus propias miserias

EVÍTALA SI:

  • Odias los tochos, prefieres novelas breves
  • Te gustan los personajes complejos, con buenos perfiles psicológicos
  • A priori, rechazas cualquier libro que venga precedido de una campaña de promoción

Traducida a treinta y tres idiomas, con millones de ejemplares vendidos, y ganadora de numerosos premios literarios, La verdad sobre el caso Harry Quebert no deja de ser lo que es: una novela amena, bien construida, trufada de personajes planos y cuyo máximo interés radica en conocer la identidad del asesino.

No soy de esos lectores que arrugan la nariz ante un súperventas, al contrario, suelo comprarlos casi todos. Tiendo a pensar que si un libro se convierte en un fenómeno, ya sea en España o en todo el mundo, por algo será. A veces me llevo agradables sorpresas, pero casi siempre obtengo lo que esperaba: lectura fácil y rápidamente olvidable.

El libro de Joël Dicker responde a ambas expectativas: es cierto que es eso que los británicos llaman un page turner, porque la acción es rápida, los cambios de espacio temporal amortiguan la monotonía y la trama funciona bien. Pero es como la comida rápida, tiene tantos hidratos de carbono y tantas calorías vacías que, a las dos horas, vuelves a tener hambre. Y esta vez, de comida de verdad.

Dicen los críticos -sobre todo los franceses, lengua en la que está escrita la novela- que la obra de este joven autor suizo es una mezcla de Millenium, con un tono deudor de Nabokov (sí, hombre), que evoca la Nueva Inglaterra de John Irving (¿y qué más?) y cuya prosa recuerda a Jonathan Franzen (ya le gustaría).

Yo creo que los críticos se han hecho la picha un lío y quieren vender como obra maestra lo que no es. Y creo que Joël Dicker, aunque a veces muestre sin querer el plumero, ha sido bastante sincero concibiendo y escribiendo esta historia. Tiendo a pensar que para nada esperaba este éxito tan abrumador porque era consciente de que el libro estaba bien, pero sin pasarse. Y ahora, a toda prisa, ha tenido que armar un discurso (un “argumentario”, que dicen ahora los expertos en comunicación) para justificar tantas ventas: que si es una metáfora de nuestro tiempo, que si bucea en la búsqueda del éxito a cualquier precio, que si esto y que si lo otro.

La trama arranca cuando Marcus Goldman, un joven escritor aquejado del muy literario síndrome del folio en blanco, visita a su mentor Harry Quebert, autor de una obra de culto de las letras estadounidenses (por cierto que, cuando se reproducen fragmentos de la supuesta obra maestra, te entra risa floja). Es entonces cuando descubre que éste mantuvo una relación con una niña de quince años cuando él contaba casi cuarenta. La chica, Nola, desapareció misteriosamente sin dejar rastro hace treinta años. Sin embargo, unos operarios que trabajan en el jardín de Quebert sacan a la luz su cadáver. Marcus Goldman,  convencido de la inocencia de su maestro, comienza a investigar y, 660 páginas más tarde, descubre quién mató a Nola Kellergan.

Y no hay más.

1 Comment »

Fans de Mitchell

“Los libros no ofrecen una verdadera escapatoria, pero pueden impedir que una mente se despelleje viva de tanto rascarse”

DAVID MITCHELL en El atlas de las nubes

IMG_2141

Playa de Palma. 2013. Sabpons.

Leave a comment »